¿Qué reglas debes seguir en tu cocina para comer saludable?

 

 

 

En Crismona estamos muy concienciados con que puedas mejorar tu estilo de vida y puedas alimentarte lo más saludablemente posible. Como en otras ocasiones hemos señalado que hay que seguir una alimentación basada en la pirámide de alimentos, sin abusar de las grasas e ingiriendo varias piezas diarias de frutas y verduras. Pero además de estos, os dejamos algunas reglas que debes seguir en tu cocina para que puedas comer de forma saludable:

 

  • Evita tener productos procesados para comer: Siempre dicen que la tentación hace débil al humano. Por ello debemos abandonar todo tipo de fritos y procesados que puedan servir de “picoteo” entre horas. En este sentido también entran el pan, los frutos secos u otros alimentos como las aceitunas. Estos deben tomarse en cantidades justas para no caer en un exceso de ingesta de calorías innecesarias.

 

  • Añade verduras a los platos del fin de semana: Durante los días de descanso (sábados y domingos) hacemos lo posible por estar el menos tiempo en la cocina, y cocinamos platos sencillos y fáciles, o simplemente precalentamos un plato ya hecho. Lo que recomendamos es que uses en estos platos verduras que, simplemente a modo de guarnición, combinen de forma perfecta con tu plato principal. Tu cuerpo te lo agradecerá.

 

  • Cena platos con cantidades adecuadas:El ritmo ajetreado de la semana hace que la cenas sean repetitivas y poco nutritivas. Incluso en ocasiones se abusa de la comida basura y las cantidades son excesivas. ¿Qué hacer en este sentido? Por las noches se recomienda comer poco, y no se habla de cantidad, sino de calorías. Por lo que es momento perfecto para ensaladas, cremas o sopas.

 

  • Disminuye el consumo del alcohol: Sea cual sea la comida, el alcohol no ayuda ni a la digestión ni a mantener un hábito de comida saludable. Los expertos recomiendan que no se beba mucho líquido mientras se come, por lo que beber bebidas alcohólicas tiene una connotación negativa en este sentido.

 

  • No abuses del aceite en tus comidas: El aceite de oliva extra virgen es un ingrediente básico en nuestra alimentación, pero eso no quita que su abuso pueda ser perjudicial. Es una grasa saludable, pero su uso reiterado o en acceso no se recomienda. Lo recomendado es unos 5 miligramos de este ‘oro líquido’ por persona cuando se cocina.

 

  • Lo mismo con las especias: El uso de la sal y otras especias a la hora de cocinar debe regularse. Hay personas a las que le gustan los platos con sabor y creen que estos vienen de añadir más condimentos. Por lo cual, a la hora de hacer tus recetas no te excedas añadiendo estos alimentos los cuáles condicionan la retención de líquidos.

 

  • Cocina lo justo: Al realizar una receta siempre seguimos los ingredientes, y no observamos que estos están una cantidad determinada de personas que quizás son más de las necesarias. El hacer más raciones condiciona la comida, y a su vez el aumento de calorías.