Platos Navideños con todo el sabor Crismona

 

Con la llegada de la Navidad desde Crismona os traemos tres maravillosos platos para que puedas realizar con productos de nuestra marca, y así darle un sabor único con el que maravillar a tu familia y/o amigos. Estos platos son:

Corona navideña con Chopped de pavo Crismona y Salmón

En esta primera receta es muy sencilla, por lo que necesitaremos pocos ingredientes. Para ello necesitaremos, 200 gramos de salmón ahumado, 150 grados de Chopped de pavo Crismona, 2 cucharadas de mayonesa y pimienta rosa.

Para empezar, se necesitará un recipiente alto en el que incluir todos los ingredientes, y un molde de forma circular dónde descansará la mezcla que vamos a realizar. Primero se pondrán todos los ingredientes en el utensilio elegido para pasarlo por la batidora. Hay que tener en cuenta que la mezcla puede tener algún que otro trozo, por lo que recomendamos que se triture varias veces para lograr un resultado óptimo.

Tras ello, se cogerá el molde de forma cilíndrica y se pondrá un poco de film transparente que cubre la superficie. Seguido se rellenará con una cuchara hasta el fondo para que vaya cogiendo forma. Si en vez de un molde grande, tienes varios pequeños, también se puede realizar la receta así.

Dejamos en el frigorífico que se asiente durante 20/30 minutos, y después desmoldamos. Para ello daremos la vuelta al molde sobre un plato, y ayudándonos del sobrante del film trasparente, se soltará en un momento. La corona quedará con un color rosáceo, y se convertirá en el aperitivo ideal que se puede acompañar con biscotes, tostas o volaván.

Sopa de navidad con setas y saquitos de chopped de cerdo Crismona

En muchas casas, las sopas en Navidad son platos que siempre se consumen, por ello en Crismona hemos pensado en una opción que seguramente nunca habrás probado. En esta opción necesitaremos un trabajo previo para realizar los saquitos de Chopped de cerdo Crismona, que se usarán en la sopa.

Para esta primera parte necesitaremos hacer la masa, que se consigue al mezclar 300 gramos de harina, 3 huevos y 50 gramos de mantequilla. Tras la unión quedará una masa que se debe dejar reposar unos 10 minutos. Tras ello, y con la ayuda de un rodillo, se alisará lo más fino posible. El relleno de la pasta será chopped de cerdo Crismona, por lo que recomendamos cortar unos 200 gramos a trocitos muy chicos, o picarlo dejando una textura parecida a la carne picada. En ambas situaciones el resultado será ideal. Para finalizar con la pasta habrá que poner el relleno y dejar una superficie amplia que nos permita luego cerrar a modo de saquito (o ravioli). Importante sellarlos bien con los dedos para que no se salga el relleno.

Tras esta parte, reservamos la pasta, y comenzamos a hacer la segunda parte de la receta. Aquí necesitaremos 1 litro de caldo (casero o de brik), 150 gramos de setas; un diente de ajo, perejil y un chorreón de aceite de oliva.

Primero cogeremos una sartén y se saltearán las setas que, previamente, han sido lavadas y troceadas en trozos más o menos pequeños. Durante unos 6-9 minutos se rehogarán con el ajo picado según el gusto del consumidor. Tras ello se reservará hasta que se unan al caldo.

El siguiente paso será poner en una olla el litro del caldo. Cuando empiece a ebullir se cocerá la pasta con Chopped de Cerdo Crismona durante unos 8/9 minutos. Si quieres que estén más ‘al dente’, déjalas durante un minuto menos. Tras ello se emplatar uniendo el caldo con la pasta, champiñones salteados al gusto y un poco de perejil picado por encima. Una receta de 10 que sirve como primer plato para una noche única.

Bocados de salchichas Crismona al horno.

La última receta es un plato ideal para triunfar en los entrantes de cualquier cena de Navidad. Estos bocados hechos con las salchichas de cerdo Crismona son perfecto tanto para adultos como pequeños de la casa. Para empezar, estos son los ingredientes que vamos a necesitar: 250 gramos de masa de hojaldre, 300 gramos de salchichas de cerdo Crismona, 300 gramos de queso gouda, 2 huevos, pimienta, mantequilla y sal.

Lo primero que haremos será extender lo máximo posible la masa de hojaldre. Cuanto más fina esté, mejor resultado se obtendrá al final. Seguidamente cogeremos moldes pequeños de unos 6 centímetros de diámetro y untaremos en ellos mantequilla. Previamente haremos figuras redondas con estos moldes para conseguir la forma deseada. Dejamos reposar.

Después pondremos en un cuenco grande los huevos que se deben batir con un poco de sal y la pimienta. Tras ello se añade el queso cortado en trozos y las salchichas en rodajas pequeñas. Se remueve todo, y con la mezcla que se obtiene se vierte en los moldes que ya tienen la masa quebrada por encima.

Por último, dejaremos unos 25/30 minutos los moldes en el horno a unos 200 grados centígrados. Es recomendable que antes se precaliente el horno a 150 grados durante, al menos 10 minutos. Si quieres que el resultado final tenga un color más dorado, debes dejarlo un poco más de la media hora.