Buena alimentación y ejercicio para evitar el efecto rebote

Son muchas las personas que meses antes del verano deciden ponerse a régimen para poder quitarse esos ‘kilos de más’ que han obtenido durante el año. Pero ante este hecho hay un factor de riesgo en la alimentación, el conocido ‘efecto rebote’: adelgazar mucho para luego no privarse de nada a la hora de comer y recuperar el peso perdido (incluso engordar más si cabe).

Para evitar este hecho lo fundamental es seguir unos hábitos alimenticios que controlen el metabolismo basal, además de realizar ejercicio físico durante al menos 2 veces a la semana.

Y es que llevar una correcta alimentación no es muy complicado si se siguen unas pautas sencillas. Lo fundamental es seguir unos hábitos alimenticios que no sobrepasen nuestras necesidades calóricas diarias. Los especialistas recomiendan que sigamos una alimentación rica en verduras, frutas y proteínas, sin excesos de hidratos de carbono, dulces y alcohol. Pero siempre con la premisa de no excederse en lo que ingerimos. Una alimentación sin los nutrientes básicos también tiende a producir un ‘efecto rebote’ mayor, ya que tras finalizar la dieta la ansiedad a la hora de comer será mayor.

Otros de los hábitos alimenticios a tener en cuenta para no coger peso son: las comidas a deshoras, no realizar las cinco comidas al día, o irse a dormir con el estómago lleno. Si evitamos estos pasos tan básicos nos libraremos de obtener de dos a tres kilos de más, y volver a la casilla de salida de dietas o gimnasios.

En Crismona te recomendamos que realices comidas suaves con nuestros productos. Ensaladas con chópped de cerdo o de pavo puede ser una opción fácil y muy nutritiva. Del mismo modo, podemos usar nuestro chópped para realizar salsas o gazpachos como guarnición cuando nos las comamos.

Mientras tanto, la segunda solución para evitar coger peso en verano es realizar ejercicio físico al menos durante un par de días a la semana, o caminar durante 30 minutos todos los días. Evadir el sedentarismo, que va en relación con el descanso total que solemos buscar en verano, es clave en este punto. No hace falta hacer deporte sobremanera, pero caminar, subir escaleras o trotar por intervalos de media hora es lo recomendado en estas fechas.