¿Cómo irte de vacaciones con tu lata de Crismona siempre a tu lado?

 

 

A las puertas del verano, muchas veces nos preguntamos cómo podemos viajar con nuestros productos más preciados en la maleta. Entre estos elementos hay personas que incluyen alimentos de los que no se quieren separar. Y es por ello que en Crismona hemos pensado en ello para que puedas disfrutar en todo momento de tu chopped en cualquier parte del mundo. Destacamos algunos consejos para que lleves Crismona alrededor del mundo.

 

  • Viaje en Avión: Con nuestro formato de 300 o 225 gramos, la lata de chopped entra en la maleta de mano sin ningún tipo de problema. La normativa actual no restringe que se pueda llevar en este espacio comidas de este tipo, si el viaje es dentro de la Unión Europea. Algunas aerolíneas hablan de pesaje de estos alimentos, pero la mayoría de ellas no pondrán problemas a estos formatos destacados.

El único pero llega en viajes a países como Estados Unidos, Nueva Zelanda o de religión musulmana. Algunos de ellos por tener procedencia animal, y otros por ser de cerdo, no dejan la entrada de estos alimentos. No obstante, es bueno informarse en cada país fuera de la UE de sus políticas, ya que cada país es diferente.

 

  • Viaje en tren: Ocurre lo mismo que en los aviones. En España no hay restricción de portar alimentos como las latas Crismona en el equipaje, y en la mayor parte de Europa ocurre lo mismo. Lo que sí es cierto es que en algunos trenes no se puede comer productos que no sean del bar/ambigú propio.

 

  • Viaje en coche: Cuando viajas en automóvil, muchas veces no disponemos del espacio necesario para transportar muchas cosas además del equipaje. Por lo que las latas de Crismona entran perfectamente en cualquier maleta o bolsa de viaje. Esto hace posible que tu alimento preferido viaje contigo sin ocupar mucho lugar.

 

Con todo ello, queda claro que llevar en tus vacaciones una o varias latas de tu chopped favorito no es un incordio. Incluso llegados al destino, se puede transportar en mochilas, bolsos o bandoleras. Así es posible que disfrutes en la playa, en jornadas de camping o senderismo de una comida familiar hecha con los sabores de nuestra tierra.